Hace un año, el día que nos enteramos…

Hoy 30 de octubre, hace un año que nos enteramos que estábamos encinta, y ya dentro de dos días cumples 5 meses de haber llegado y haberte ido… 

Fuimos temprano a sacarme la sangre y nos dijeron que teníamos que esperar como hasta las 12 del mediodía para que nos dieran los resultados. Recuerdo que mi Dr estaba de viaje y como a eso de las 10:30 a.m vi que tenía un chat de él que decía: “ESTAS, ESTAS, ESTAS” pero yo lo leí como que él me estaba preguntando si yo estaba disponible en el whastapp. El se había desconectado unos minutos de su viaje familiar para darme la noticia. Estaba demasiado emocionado por nosotros. Cuando finalmente entendí lo que pasaba, no lo podía creer. Me salí de la oficina y sin pensarlo, me subí al carro y empecé a manejar hacia la oficina de Jose, que queda como a tres cuadras de la mía. Lo llamé en el camino para asegurarme de que estaba ahí y no le dije nada, ni siquiera le dije que iba para allá. Recuerdo que iba pensando: por qué no estoy más emocionada? Por qué no estoy llorando? Creo que desde ese momento, siempre estuve esperando lo peor, y al final, lo peor pasó.

 

Mucho he pensado que quizás por esperar lo peor, fue que pasó lo peor. Aunque mi sicóloga me dice que eso no es así y que yo no pude hacer que esto pasara solo por tener miedo, igual es un pensamiento con el que me toca batallar constantemente porque creo que no ha pasado un día en estos 5 meses en el que yo no haya cuestionado mi “involucramiento” en lo que pasó.

 

El sentimiento de culpa es uno de los sentimientos que te visita e invade durante el duelo de un hijo, y en mi caso no ha sido distinto. Me pongo a pensar que si fue por algo que hice o que dejé de hacer. Si fue porque tomé café y cuando estuve embarazada de Paz, no tomé. Si fue porque me engordé mucho. Si fue porque no merecía ser mamá de una niña perfecta como tú, si fue por algo que hice alguna vez en mi vida, algo de mi pasado que ahora estoy pagando. En fin, lidiar con el sentimiento de culpa hace que el duelo se haga todavía más pesado. Encima tenemos el agravante de que a la fecha, todavía no sabemos ni entendemos qué fue lo que pasó. No hay una conclusión final que nos diga por qué te fuiste y quedarnos con esa duda es algo que también nos llena de incertidumbre y de ganas de entender, lo que hace que yo me haga cualquier historia en mi cabeza, y al final siempre termine responsabilizándome de una u otra forma.

 

Sé que ya he hablado antes de esos sentimientos negativos que me invaden durante el duelo, pero estos últimos días he estado grave. El sentimiento de por qué ellos sí y yo no, no me deja ser. He estado expuesta a muchas familias con bebés, felices; a muchos nacimientos, a muchas noticias de nuevos embarazos, en fin, a todo lo que yo quisiera y no puedo tener y eso me duele. No me mal interpretes, no es que no estoy feliz por esas familias y sus bebés, pero verlos hace que mi tristeza se haga más honda y mi carencia más real. Me cuesta.

 

Hoy le dije a Jose que no quiero salir más de la casa los domingos. Hemos visto bebés y niños chiquitos hoy en todos los lugares a los que hemos ido. Obvio, los domingos son los días en familia por excelencia y no sé qué estaba esperando yo al ir a estos lugares que son “familiares” y no encontrarme con bebés. Pensé que estaba lista, pero no estoy.

 

Se acerca el 1ero y con esa fecha tu aniversario de 5 meses en el cielo. El humor me cambia, me voy poniendo sumamente susceptible, triste, vulnerable, brava, en fin, emociones que me drenan y me paralizan y me hacen querer quedarme acostada en mi cama, arropada hasta las orejas y alejada del mundo real. Qué difícil es vivir sin ti mi Aura. Qué difícil es ver a una bebé más o menos de la misma edad y no pensar en cómo serías tu ahora. Imaginarte y ver de todo lo que nos perdimos el día que te fuiste. Nos perdimos tu primera sonrisa, tus primeros pasos, tu primer diente, tus primeras palabras, tu primer cumpleaños, tu primer día de maternal, tu primer día de escuela, tu primera comunión, tu graduación, tu primer novio, tu matrimonio, todo. Nos perdimos todo. Nos perdimos una vida entera de ilusiones y sueños.

 

Hoy estoy triste. Ha sido un día muy difícil para mi y tengo miedo. Tengo miedo de que siga pasando el tiempo y me siga doliendo más. Que me sigas haciendo más falta mi Chuna Chuna.

 

Que mi vida se llene de miedos e inseguridades y que no pueda ver la luz. En el fondo de mi corazón sé que voy a estar bien, que podré seguir adelante y vivir plenamente, pero en estos días especiales, tu ausencia me pesa más y me cuesta imaginarme el resto de mi vida sin ti. Me puede más mi parte emocional y me dejo llevar por ella porque a veces cuando más cerca te siento es cuando estoy sufriendo.

 

Te amo mi chiquitita. Te amo y siempre te voy a amar.

 

Hasta que nos volvamos a encontrar.

 

Mami

3 comentarios sobre “Hace un año, el día que nos enteramos…

  1. Analissa que hermoso leer este escrito con tanto amor y sinceridad. Amiga poro a poco . Arriba hay un Dios muy grande que todo lo ve todo lo sabe.
    Sabe tu sufrimiento y te ama. Pídele y se te concederá! Fe. Te quiero mucho

    Le gusta a 1 persona

  2. Totalmente emocionada con todo lo que escribes… Te pienso en mis oraciones y se que vas a encontrar la paz que necesitas para estar con Paz y Jose! Dios es grande y misericordioso! Un besote y un fuerte abrazo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s