Yo Quiero Esa Foto

Ha pasado mucho desde la última vez que escribí; con el paso del tiempo se me ha hecho más difícil.  

Todos los días te tengo presente y hablo contigo en mis pensamientos, pero plasmar todo lo que siento se me complica y, para ser sincera, a veces me sigue preocupando el “qué dirán”…

No quiero que me juzguen y piensen que mi duelo me define o me limita. No quiero que piensen que estoy sumergida en un abismo y que no funciono y que no “avanzo”, y que todo es negativo y triste conmigo, pero por otro lado esta ES mi realidad. Una realidad que no pedí, ni busqué. Una realidad que no le deseo a nadie. Una realidad dura, difícil, devastadora y permanente. Tu muerte no es algo que “ya pasó” y ya. Un evento puntual y/o aislado. No. Tu ausencia es algo que vivo todos los días desde que abro los ojos hasta que me vuelvo a dormir en las noches. 

Entonces decidí mejor sí escribir y ser auténtica y transparente, independientemente de lo que vayan a pensar o a decir de mí. Perder un hijo es lo más horrible y doloroso que le puede pasar a un ser humano y no pretendo “ocultar” mi realidad solo por evitar críticas y juicios. Quizás lo que escribo le llegue aunque sea a una sola persona y la ayude a saber que no está sola…
Algunos días logro sobrellevarlos “dignamente” y sin llorar, pero la gran mayoría solo los sobrevivo. A veces siento que solo estoy existiendo, más no viviendo de verdad. Hago mi mejor esfuerzo y voy poco a poco y día a día, pero el dolor no se va; y estos últimos dos meses, me atrevería a decir que el dolor ha aumentado y se ha vuelto tan crudo como los primeros días.
Me toca batallar con un montón de sentimientos negativos todos los días; y es que cuando has perdido a un hijo, cualquier vestigio de inocencia que mantuvieras ante la vida, se va, se pierde. Ya sabes que en cualquier momento y sin previo aviso, lo peor puede pasar. Y es ahí donde entra el miedo que paraliza porque es constante la preocupación de que a mi esposo o a mi primera hija, les pueda llegar a pasar algo y la vida me los arrebate. Entonces pasa que estoy permanentemente en alerta y muy cansada. Desgastada. 
Me cuesta un mundo separarme de ellos y estar tranquila cuando estamos lejos. Estos últimos días estuve de viaje con mi mamá y mi hermano, y la ansiedad estuvo en su apogeo. Los viajes en los aviones fueron realmente estresantes. Mientras estuve allá logré desconectarme un poquitito, pero en la parte de atrás de mi mente, siempre estaba la preocupación de que algo les pase a ellos o a mí, porque ese es otro miedo, que me pase algo a mí, y Paz y Jose tengan que pasar por otro sufrimiento. Son miedos constantes con los que estoy aprendiendo a vivir, tratando de que no me consuman, pero no por eso dejan de ser desgastantes.

En este tiempo de la comunicación inmediata, de la tecnología y de las redes sociales, sobrellevar un duelo como el nuestro puede ser tanto más llevadero, como más complicado y doloroso. En mi caso ha sido de las dos maneras. En las redes sociales he encontrado una comunidad increíble de mamás de bebés ángeles, y a través de esta comunidad he podido sentirme menos sola y de hecho, me han ayudado a procesar mi dolor y a saber que mis sentimientos son válidos y normales. Sin embargo, varias de estas mamás han quedado embarazadas nuevamente y han empezado a dar a luz a sus “rainbow babies” o bebés arcoiris, que es como se les conoce a los bebés que nacen luego de una pérdida o muerte perinatal o infantil. Entonces ver sus historias y sus fotos con sus bebés recién nacidos, a pesar de que me trae alegría porque YO SE lo que han sufrido y nadie se merece más que ellas poder regresar a casa del hospital con un bebé sano en brazos; igual me trae dolor porque no es mi caso… y me duele…. y lloro…. y sufro. Y veo que son fotos de familias felices y veo a la hermanita mayor, con el bebé recién nacido en brazos y con lágrimas en los ojos le digo a Dios: YO QUIERO ESA FOTO!!!! Yo quiero la foto de Paz con Aura en brazos besándole la frente, yo la quiero!!! Yo quiero la foto de la familia feliz, de la familia completa, yo quiero la foto de mi familia de cuatro!

Algo que también me afecta es que, por las redes sociales, he estado viendo las fotos de las celebraciones de un año que están teniendo l@s bebés que iban a ser los compañerit@s de Aura. Esto me parte el alma. Nosotros deberíamos estar en preparaciones de celebrarle su primer cumpleaños a nuestra bebé. Probablemente sería un dulce en la casa con nuestro círculo cero, pero aun así sería una gran celebración, todos alrededor de Aura. Y yo solo puedo pensar que Yo quiero esa foto!

Mi Aura, eres mi bebé y siempre lo serás. Nuestro amor por ti no acaba, ni se desvanece porque no estás aquí físicamente con nosotros. Tu papá y yo te amamos y te pensamos todos los días. Nuestros corazones tienen un hueco con tu forma que jamás será llenado, no importa lo que pase, ni el tiempo que pase, siempre estará ese hueco ahí…. hasta que nos volvamos a encontrar.

Con el alma,

Mami

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s